La denuncia de abuso, sexual y laboral, de una ex empleada del municipio de Iglesia que lo tiene como protagonista el intendente Jorge Espejo, tuvo los primeros movimientos desde que la mujer ratificó los dichos en la sede judicial de la Segunda Circunscripción Judicial de Jáchal. En este sentido es que el juez subrogante, Martín Peñafort, determinó que se le debe realizar una pericia psicológica a la presunta damnificada, mientras define el pedido de hacerse parte querellante que realizó el abogado que defiende a la ex contratada como empleada pública.

La medida solicitada por el magistrado está dentro de los plazos lógicos que se llevan adelante luego que la presunta víctima realiza una acusación de este calibre y está vinculado a corroborar que la mujer no sufre alteraciones psiquiátricas que la afecten de tal modo que no pueda discernir la realidad de la fantasía, además de verificar si lo declarado es verdad.

Una vez cumplida con esta etapa, y con el informe de los peritos, el juez subrogante de la Segunda Circunscripción judicial de Jáchal, solicitará las medidas que considere que son fundamentales para determinar si el hecho denunciado existió o no.

Pero mientras se espera el informe de los peritos, Peñafort debe definir en el corto plazo si acepta o no el pedido que realizó el abogado de la presunta víctima de hacerse parte querellante de la investigación que está llevando adelante el magistrado.

La solicitud de Henry Peralta, abogado de la mujer, ya ingresó al juzgado y está siendo analizada dentro de los plazos legales que tiene el juez. Una vez que se acepte, la decisión viene aparejada con una batería de pedido de medidas que solicita el abogado de la denunciante con el fin de asistir a la justicia a que observen lo que ellos consideran clave para determinar que el presunto abuso sexual y laboral existió.

Entre estas medida del abogado Peralta se solicita que haya secuestro de audios y chats de los teléfonos del intendente Espejo y también de su defendida sumado a que exige documentación del área de recursos humanos del Municipio que, según lo expresado en el escrito, sustenta la versión de la ex trabajadora. Por último, solicita una pericia psicológica para Espejo para analizar las facultades mentales del intendente.

La investigación nació hace poco más de una semana luego que el juez Peñafort solicitara el traslado de la mujer que denuncia abuso sexual  y laboral de parte del jefe comunal.

Ante esto, Espejo afirmó que lo denunciado es parte de una maniobra política desestabilizadora y negó rotundamente que hayan existido los hechos que la ex trabajadora afirma.


Fuente: Huarpe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *